La reputación se puede comprar

Las empresas quieren lograr tener más presencia y reputación en la red.

Las empresas quieren lograr tener más presencia y reputación en la red.

Mediante la comunicación online, las empresas pueden difundir sus productos o servicios a los internautas de una forma rápida y sencilla. Por este motivo, muchas empresas, conocedoras de esta tendencia, se promocionan a través de esta vía y desean tener un gran número de seguidores en sus perfiles de la web que comenten o aporten informaciones a sus comentarios, que se aprecie que existe una red activa en la empresa y así que se puedan difundir mejor sus productos y servicios.

Es tarea del responsable de comunicación, en algunos casos denominado community manager, fomentar toda esta participación en la red, redirigiendo las conversaciones de los usuarios hacia la línea política de comunicación que se haya establecido en la empresa, previamente, con la finalidad de lograr los objetivos empresariales definidos.

Es una tarea complicada pues hay que estar muy pendiente de todo lo que se dice en la red, no solo en las plataformas donde la empresa tiene su perfil, web o foro, sino en toda la red, pues puede ser que existan comentarios en otras webs, foros o redes sociales que afecten a la empresa y que, si no se tienen en consideración, podrían dañar su imagen.

Para poder controlar toda la red existen una serie de herramientas informáticas, algunas de ellas gratuitas y otras de pago con mayores recursos, que permiten realizar un análisis y estadísticas de la empresa a nivel de presencia, reputación o incluso influencia de la empresa en la red. Y es por lo que cualquier personas que se dedique al control de la comunicación en las redes, debe conocer a la perfección.

Todo este contexto ha generado que para una empresa, hoy en día, es muy importante tener muchos contactos, seguidores, fans o “me gusta”, pues, de esta forma, la imagen que proyecta hacia la sociedad es de una empresa con muchos clientes y con mucha gente simpatizante de sus ideas, productos o servicios. Y es tarea de la persona de comunicación lograr estos objetivos.

Actualmente, existen unas herramientas informáticas de pago, como pueden ser Swenzy o Fiverr que proporcionan un gran número de bots, es decir, de perfiles en la red. Adquiriendo esta herramienta se puede generar todo un ejército de perfiles a quienes les guste la empresa, productos, servicios o sus comentarios, opinen y le den más presencia, popularidad, reputación e influencia en la red, que es lo que a la empresa le interesa y que quiere lograr. Estamos, por tanto, ante un momento en el que se puede comprar hasta la reputación online de una empresa.

Siempre han existido programas informáticos de estas características, pero los buscadores los han reconocido y, a la hora de realizar las estadísticas, no eran tenidos en cuenta, pues los buscadores los eliminaban por considerarlos que no eran reales. Esto, cada vez, ha ido mejorándose y, actualmente, existen bots con comportamientos casi humanos y que los buscadores no detectan, considerándolos como un perfil más y, por tanto, aumentando el nivel de reputación de la empresa.

7 Respuestas a “La reputación se puede comprar

  1. Good writeup, I am normal visitor of one’s site, maintain up the excellent operate, and It’s going to be a regular visitor for a long time. gddkdegecafcakae

  2. ¡Esto sí que es ética! Y, ya de paso, si en algún momento se descubre el pastel se puede ofrecer al cliente comunicación de crisis. La reputación se construye con coherencia, transparencia y veracidad.

    • Pues sí. Toda la razón. Estamos en una sociedad donde se compra todo. Yo también opino que la reputación se debería construir con coherencia y transparencia.

      • Qué vaya por delante que no pretendo cargar contra este post. Me parece interesante y el blog lo sigo frecuentemente. Simplemente quiero apuntar que el peor detonante de una crisis corporativa es la mentira. El público perdona más fácilmente un error de gestión que una crisis. Restablecer la confianza en una empresa tras una mentira es complicadísimo y las pérdidas materiales también elevadas. Este tipo de prácticas son cortoplacistas y acarrean riesgos. Es mejor crear una comunidad más pequeña y activa e implementar otras acciones paralelas. Gracias, María, por tu trabajo. Como he dicho, soy lectora habitual.

      • Qué vaya por delante que no pretendo cargar contra este post. Me parece interesante y el blog lo sigo frecuentemente. Simplemente quiero apuntar que el peor detonante de una crisis corporativa es la mentira. El público perdona más fácilmente un error de gestión que una mentira. Restablecer la confianza en una empresa tras una mentira es complicadísimo y las pérdidas materiales también elevadas. Este tipo de prácticas son cortoplacistas y acarrean riesgos. Es mejor crear una comunidad más pequeña y activa e implementar otras acciones paralelas. Gracias, María, por tu trabajo. Como he dicho, soy lectora habitual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s