La importancia de la voz en la comunicación

A la hora de comunicar hay que tener en cuenta una serie de consejos en cuanto a la voz y dicción.

A la hora de comunicar hay que tener en cuenta una serie de consejos en cuanto a la voz y dicción.

Impostar la voz es dejar que el sonido que se produce mediante la apertura y cierre de las cuerdas vocales vibre en las cavidades de resonancia de forma natural, sin esfuerzos. De esta manera se logra mejorar mucho la claridad de la voz, pero para conseguirlo se ha de practicar, trabajar y hacer pequeños ejercicios con cierta asiduidad que nos ayuden a que nuestra voz surja de forma natural con el mejor efecto comunicativo posible. Además de una buena voz, con una entonación capaz de dar el matiz correcto en cada momento de la intervención y un ritmo adecuado, también conviene tener una buena dicción, es decir pronunciar correctamente a la hora de comunicar.

Algunos consejos, en este sentido, muy útiles a la hora de comunicar de forma oral pueden ser:

  • Hablar con la entonación adecuada en cada momento de la intervención, enfatizando los puntos claves del discurso para que llamen más la atención de un modo natural.
  • Utilizar la intensidad de voz correcta en cada momento, pues se utilizará una intensidad baja para hacer confidencias, media para una conversación normal y alta para hablar en público o recitar.
  • Pronunciar correctamente todas las consonantes y vocales de manera que se entiendan correctamente las oraciones que se pretenden expresar.
  • Hablar de forma clara, correcta, acentuando las palabras adecuadamente y realizando las pausas pertinentes en cada momento, pues así resulta más fácil entender el mensaje.
  • Ensayar los parlamentos para definir lo que se desea transmitir con la entonación e intensidad adecuadas.
  • Abrir y cerrar la boca adecuadamente para pronunciar mejor, vocalizar y respirar de forma correcta. Previamente a la intervención, mientras se practica, se pueden exagerar estos movimientos para que luego sea más fácil pronunciar, aunque, luego, frente al público, deben hacerse con naturalidad y ya sin exageración.
  • Realizar previamente algunos ejercicios de respiración y relajación del cuerpo.
  • Cuidar la velocidad del habla, pues si es muy rápida se transmite entusiasmo y seguridad, aunque puede llegar a cansar, y si es muy lenta puede provocar en el oyente sensación de monotonía y una pérdida de atención.
  • Durante el discurso, mantener la cabeza erguida, con una posición cómoda y relajada, de manera que se facilite el flujo de la voz al hablar.
  • Colocar la voz de forma correcta, encontrando el nivel apropiado de fuerza vocal, de acuerdo con el timbre de voz que se posee.
  • Al practicar la dicción, se recomienda sostener con los dientes, durante varios minutos, un bolígrafo, pues ante esta dificultad el comunicador debe esforzarse más para pronunciar correctamente y esto le ayuda a mejorar su dicción.
  • Durante los entrenamientos, las frases deben pronunciarse con el sentimiento adecuado y la mayor naturalidad posible.
  • Ejercitar la lengua para fortalecer sus músculos abriendo la boca y moviéndola de forma rápida de un lado a otro, presionándola contra el paladar o los dientes o torciéndola.
  • Grabar las intervenciones mientras se practican para detectar fallos en la pronunciación, entonación o intensidad y así poder mejorarlas.

15 Respuestas a “La importancia de la voz en la comunicación

  1. Pingback: La voz y la interpretación de conferencia | Intérpretes De Barcelona·

  2. Pingback: Cómo preparar un discurso eficaz | María Valls Arnau·

  3. Te felicito por tu aportación en este artículo. Si bien el tema es la voz como atracción principal a manera carta de presentación, también es importante mencionar que el intelecto y las intenciones son la maquinaria principal de comunicación para quien se diga profesional, y lo que más debe trabajar quien se diga comunicador es la mente primero y luego la voz. La comunicación debe comunicar. Infortunadamente una gran mayoría de los llamados “comunicadores” de radio y TV en nuestros días carece tanto de cultura general, criterio y honestidad como de atributos sonoros y educación profesional para hablar ante una audiencia, por el solo hecho de no respetar ni su trabajo ni su oficio y no estar preparados ni capacitados para ello. Actualmente cualquier monigote sin necesidad de licencia se para ante un micrófono a vomitar las estupideces que se le ocurra, y entre ellos también por supuesto están los que tienen “muy bonita voz”. A mi me envuelven más los valores y las ideas que la dulzura de una voz sin neuronas que la respalden. Recuerdo esa historia de aquél quien teniendo que seleccionar entre dos mujeres, una con voz angelical para el canto pero sin ningún atributo de belleza física, y otra con gran hermosura pero con voz horrenda y tipluda, optó por la primera, pues siempre consideró la belleza superflua ante los valores artísticos, y prefirió a la no agraciada cantante ante la efímera belleza de la ineptra. En la luna de miel, al ver de cerca y desnuda a su ahora mujer, el hombre la tomo del cuello con la fuerza de sus dos manos y a punto de estrangularla imperativa y desesperadamente le exigió en absoluto reclamo: _ ¡ahora me cantas…cántame…¡CÁNTAME MALDITA! Definitivamente en gustos siempre se romperán géneros y habrá los que prefieran ser halagados por una voz melosa aunque mienta que por una voz sincera aunque no sea tan estudiada. Espero les sirva mi aportación.
    http://www.juancarlospoo.wordpress.com

    • Juan Carlos, me alegra que te guste. La voz es importante y el intelecto también. Y no solo para los comunicadores sino para muchas profesiones.

  4. Gracias Maria, Un excelente articulo. Directo y claro. Yo, que a lo largo de mi carrera he necesitado usar muy a menudo la voz, reconozco que es una gran desconocida. Seguramente la habilidad de usarla de forma natural, hace que no la preparemos como podemos hacer con otros órganos de nuestro cuerpo. Y eso que es, como mínimo, el 50% de nuestra carta de presentación.
    Una voz educada, modulada, entonada, bien respirada, complementa de forma maravillosa a cualquier lengua y mejora el discurso.
    Me hace gracia, que cuando comienzas a estudiar cualquier lengua, lo primero que te “intentan” enseñar es el sonido de las letras, porque solo es un ejercicio de mínimos y no existe una cultura que nos prepare para saber como entonar las palabras.
    Repito bonito articulo. Seria deseable que se publicitase esta disciplina dentro de los ámbitos escolares.
    Saludos

  5. Me interesa el tema. Doy clases de oratoria-elocuencia y redacción a estudiantes jesuitas. Conoces algún libro sobre esta materia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s