Responsabilidad de los prestadores de servicios de la sociedad de la información

Suministrar un servicio en la Sociedad de la Información.

Suministrar un servicio en la Sociedad de la Información.

Un prestador de servicios de la sociedad de la información, también denominado ISP, por las siglas de su denominación en inglés Internet Service Providers, es aquella persona física o jurídica que suministre un servicio de la sociedad de la información, es decir, el servicio prestado normalmente a título oneroso, a distancia, mediante un equipo electrónico para el tratamiento, incluida la compresión digital y el almacenamiento de datos, y a petición individual de un receptor de servicio.

En este concepto cabe incluir la contratación de bienes y servicios por vía electrónica, el suministro de información por dicho medio, como el que efectúan los periódicos o revistas que pueden encontrarse en la red, las actividades de intermediación relativas a la provisión de acceso a la red, a la transmisión de datos por redes de telecomunicaciones, a la realización de copia temporal de las páginas de Internet solicitadas por los usuarios, al alojamiento en los propios servidores de información, servicios o aplicaciones facilitados por otros o a la provisión de instrumentos de búsqueda o de enlaces a otros sitios de Internet, así como cualquier otro servicio que se preste a petición individual de los usuarios, tal como descarga de archivos de video o audio…, siempre que represente una actividad económica para el prestador.

Los prestadores de servicios pueden ser de dos tipos:

Por un lado están los que realizan actividades de mera intermediación, como el alojamiento de datos. Estas actividades tienen una naturaleza técnica, automática y pasiva o neutra, de tal manera que el prestador de servicios no tiene conocimiento ni control sobre la información transmitida o almacenada.

Se limitan a proporcionar la mera transmisión de datos o la facilitación de acceso a la red; o bien la memoria tampón o caching, es decir, el proveedor opera como mero intermediario mediante la reproducción de parte de los contenidos alojados en otro servidor, lo que agiliza el funcionamiento del sistema; o bien el alojamiento de datos o posting.

En este caso, los prestadores de servicios de la sociedad de la información no son responsables de los contenidos ilícitos que inserten otras personas que utilizan sus servicios, se parte de un principio general de no responsabilidad del proveedor de Hosting por los contenidos que sus servidores almacenen, ya que no resulta operativo estar supervisando todos los datos de cada uno de sus clientes. La responsabilidad recaería sobre los autores de esos contenidos ilícitos, es decir, sobre los usuarios.

No obstante, para eludir esa responsabilidad se deben cumplir dos requisitos:

1) que el proveedor de servicios sea desconocedor del carácter ilícito de la información, o de que lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización.

2) que en el momento en que tenga conocimiento de la ilicitud de los contenidos tenga una actuación diligente tendente a la retirada de los datos o a hacer imposible el acceso a los mismos.

Por otro lado están los proveedores de servicios que realizan otro tipo de actividades, en los que su actividad va más allá del mero papel de intermediario técnico o neutro, pues desarrollan realmente un hacer positivo, bien generando o modificando un contenido, o bien seleccionando y sistematizando los contenidos ofrecido por otros.

En este caso, el prestador de servicios de la información es responsable por la ilicitud del contenido creado o modificado por él mismo, pues tiene una participación directa en el contenido de los datos transmitidos, ya que, en este caso, no actúa como mero intermediario sino como creador y entonces sí que se le puede exigir responsabilidad.

En general se puede decir que los prestadores de servicios de la sociedad de la información no tienen una obligación general de supervisar todos los datos que transmiten o almacenan, ni de realizar búsquedas activas en sus servidores de posibles actividades ilícitas que los usuarios pudieran realizar a través de ellos. La regla general es que no se les puede exigir responsabilidad por los contenidos que almacenan en sus servidores, salvo cuando tengan conocimiento efectivo de que un contenido es ilícito y no actúen retirándolos o cuando se trate de contenidos propios ilícitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s