La información sanitaria ha de ofrecer credibilidad y seguridad a los pacientes

recurrir a internet para información sanitaria

Es muy frecuente que personas que padecen una enfermedad o sus familiares recurran a Internet para buscar información, por diferentes circunstancias, ya sea porque no han comprendido las palabras técnicas que en mucha ocasiones utilizan los médicos, esperan hallar alguna salida o esperanza, quieren contrastar la información o buscar otras alternativas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en Internet no solo se encuentra información médica profesional, sino que hay múltiples contenidos y testimonios de otros pacientes o familiares que han pasado por esas circunstancias y que ofrecen sus vivencias para que otros afronten la enfermedad con más esperanza, recogen especificaciones, consejos y trucos que a otros les pueden servir. Y por eso es bueno que toda esta información sanitaria sea revisada por un profesional de la comunicación, que sepa cómo decir las cosas sin hacer daño a los enfermos y sin demasiadas especificaciones para que todos lo entiendan, pues es posible que la información suministrada por los sanitarios, en algunas ocasiones se encuentre plagada de tecnicismos específicos, incomprensibles para una persona no familiarizada con la terminología médica.

Para un médico, hablar de enfermedades es algo que forma parte de su vida diaria, está acostumbrado a verlo y explicarlo día a día, ya sea a pacientes o a otros profesionales para investigar sobre determinados casos. Sin embargo, para un paciente es algo que irrumpe en su vida de momento, de golpe y sin esperarlo, con lo cual, para él, la percepción de esa nueva realidad es diferente a la del médico y recibir la información sobre su enfermedad de golpe y de una forma inesperada, en muchas ocasiones, supone un trauma y no se entienden bien los conceptos y por eso muchos pacientes recurren a Internet.

Si nos centramos en el caso de pacientes crónicos, el entorno social que ofrece Internet puede llegar a ser un acompañante donde poder compartir y conocer a otras personas que están en su misma situación y así ofrecerle esperanza y comprensión. Las redes sociales desempeñan un papel fundamental en este aspecto, pues facilitan que una persona enferma pueda relacionarse con otras a través de la red y compartir cuestiones referentes a enfermedades que cara a cara les resulta mucho más complicado.

En este sentido, hay que hablar de las 6 necesidades básicas que el ser humano ha de cubrir, como son la incertidumbre, la seguridad, la importancia, la conexión, el crecimiento y la contribución.

La incertidumbre provoca sensaciones de estrés y ansiedad que las personas no soportamos y por eso se suele recurrir a Internet, para buscar información y aplacar esa sensación de incertidumbre.

Pero, al mismo tiempo esa información nos ha de dar seguridad, con lo cual los pacientes necesitan confiar en las páginas web a las que acceden para buscar la información y no les va a servir cualquiera sino las webs que den sensación de credibilidad y por tanto seguridad para el paciente, que es la segunda de las necesidades.

También se requiere el hecho de ser importante para los demás y no tener la sensación de sentirse solo, con lo cual es importante que el paciente pueda conectar con otras personas que estén pasando por circunstancias similares y así sentirse importante y no solo.

Y esto conlleva a la cuarta necesidad, que es el tener conexión con otras personas que vivan circunstancias similares, compartir experiencias, pertenecer a una comunidad, grupo o foro y tener en quien apoyarse, más allá del personal sanitario.

También a través de las redes sociales se puede conseguir el crecimiento como personas, lograr un bienestar, sentir que estamos aprendiendo cosas nuevas de otras personas que ofrecen sus testimonios en la red y así se consigue una adecuada sensación emocional para el enfermo.

Y la última, la contribución es importante, pues no es solo bueno recibir apoyo y testimonios de otros para sentirse mejor, sino también ofrecerlos nosotros mismos y contribuir así al bienestar de los otros. A través de las redes podemos ofrecer información, experiencias propias y cubrir necesidades de los demás para contribuir a su bienestar. Además ésta es también una fuente de información para el profesional sanitario, ya que en la red se pueden encontrar diarios detallados de cómo se sienten los pacientes con una determinada enfermedad, cuáles son las particulares circunstancias en las que se encuentran, qué es lo que les inquieta y cómo se van adaptando a su nueva situación, pudiendo convertirse en un entorno de investigación médica y contribuir así en el avance de la medicina.

Con todo esto, se aprecia claramente lo importante que es la información sanitaria para los pacientes, que les de apoyo, credibilidad, seguridad, confianza y que entre todos formen una comunidad donde relaten sus experiencias y aporten apoyo a otros que viven circunstancias similares y todo esto ha de estar gestionado por profesionales de la comunicación para saber cómo decir las cosas, que no genere falsas ideas, que ofrezca testimonios veraces y creíbles evitando los tecnicismos sanitarios con la finalidad de que el paciente se sienta mucho mejor y comprenda todo lo que le está sucediendo.

5 Respuestas a “La información sanitaria ha de ofrecer credibilidad y seguridad a los pacientes

  1. Pingback: La información sanitaria ha de ofrecer c...·

  2. Pingback: Internet, primera fuente de información sanitaria | María Valls Arnau·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s